Entradas

Mostrando entradas de 2016

Vientre de arena

Imagen
Era un vientre de llanura abierta, salvaje y fértil, estancia inexplorada. La ávida caricia de una cruel quimera abrió en dos la greda en sus entrañas.
Trajo a ella un beso de hojas secas, la vistió de soledad en la montaña: le dejó en la noche finita y sin estrellas un hado de partida desprovisto de alborada.
Cuna de semillas muertas, brotes sin desperezarse al alba. Cielo sin espejo de violetas esperando amamantarse de sus aguas.
Árida y arisca, la tierra experimenta una grieta ambivalente que aún le sangra: Vientre de arena, se quedó desierta:
Penas minerales…¡como si importara!

Preciosa fragilidad

Imagen
Me siento tan frágil, que a veces me gustaría ver mi cuerpo gris y pesadamente humano, transformarse en una pelusa invisible. Me divierte imaginarme transportada por la voluntad del universo, quizás en una semilla, en la hoja seca de alguna planta silvestre no domesticada, o en el cuerpo hueco y difunto de cualquier mariposa corriente u hormiga. ¡Sería tan hermoso nada más, flotar en el aire y ser hamacada por el halo de su poder! (Sólo algunos álamos he visto seguir con gracia divina este balanceo, este dejarse mecer sin más resistencia que la que ofrece el tallo de su delgada materia visible). Mi debilidad es tan cierta, que aún si fuera una piedra, o una gran roca, el agua de cualquier río, con facilidad me moldearía. Soy frágil. Y en toda la sinceridad de que soy capaz, empiezo a darme cuenta de que mi existencia es tan inventada y efímera, que el impulso de un remoto suspiro, la podría extinguir. Me siento tan inaceptablemente desprotegida en la liviandad de mi ser sin más, que…

Mi tierra

Imagen
Tierra bendita que en tu seno me alumbraste, de tu arcón mana la vida que en todas las cosas yace.
Tierra buena y compasiva, -Ancha madre- que a mis ávidas raíces en su vuelo has perdonado, hoy te pido ya con mis hojas marchitas que permitas a mi savia de tu suelo amamantarse.
Madre Tierra, vientre universal, me es imposible escapar a la verdad de tu simiente.
Si me dejas, madre, ser palabra, haré que florezca de mis ramas el silencio que te hiere.



Mi niño blanco

Imagen
Tema de mi autoría incluido en mi disco "La de la flor"

Mi niño tiene un mar de espuma para dormirse , sobre la luna cuando se cierran sus dos ojitos le cantan copla los pececitos.
Tiene un remanso con agua clara para mojarse la linda cara y si se baña, le cuentan cosas de antiguos tiempos, las mariposas.
Entre dos campos de girasoles sus piececitos buscan olores de trigo y árbol, de sol y arena, que le acaricien su piel morena
De su garganta, nacen retamas que me dan trinos por las mañanas abriendo ramas en su boquita, sueltan mil vuelos, de palomitas
No sabe nada de la amargura del vientre solo en la sala oscura cuando despierta, dos angelitos
cubren de flores su cuerpecito.

Puedes escuchar la canción en mi canal de You Tube:
https://www.youtube.com/watch?v=ahqmlyqoTUY

Un beso pequeño

Imagen
Quiero que me beses con un beso pequeño, de esos que viajan por el éter de las cosas hasta llegar a la memoria de cuando éramos agua. Un beso de viento, casi imperceptible, que vierta en su destino todos aquellos sonidos que guardaste;y suelte sin remordimientos sobre mi puerto llano, el canto de gozo que en mi puerto se ha de quedar. Si lo comparamos con algo conocido, podría ser como una campanada que llama con el eco de su vibración tenaz, al fondo del pozo donde yacen mis verdades íntimas. Quiero que me beses de una manera suave y persistente que me ayude a despertar: despertar del miedo y de los juicios, despertar de las mentiras, despertar desde la tenue luz de cada mañana, con un beso franco que se abra paso delicadamente entre los canales atascados de mis sombríos prejuicios. Si es por pedir, que sea entero y redondo como una manzana, o fresco y saludable como cualquier hortaliza. Que venga de compuertas abiertas al amor sin centro, sin llave ni cerrojo, sin dominio ni amarg…

Volver cantando

Imagen
Soy, sólo lo que soy me voy deshojando en la vida. Camino de arena y silencio, se me va hacia adentro el alma herida.
Busco la Estrella Del Sur extraviada en este desierto, el viento, me arrastra en la sombra soltando mentiras que me nombran.
A veces me pregunto en medio de la inmensidad, si encontraré al fin, mi verdad. Claveles en el aire del pasado me roban la savia de mi libertad. Cuando el abismo y la distancia ahoguen esta soledad, yo volveré a mi ser, cantando, y si los miedos del pasado azotan a mi corazón, yo volveré a nacer, cantando.
Soy, sólo lo que soy, desnudarme quiero en tus ojos. Amarte, toda verdadera y acabar por fin con esta pena.
A veces me pregunto en medio de la inmensidad, si encontraré al fin, mi verdad. Claveles en el aire del pasado me roban la savia de mi libertad. Cuando el abismo y la distancia ahoguen esta soledad, yo volveré a mi ser, cantando, y si los miedos del pasado azotan a mi corazón,
yo volveré a nacer, cantando.

Que vengas

Imagen
Que vengas. Que sean mis senos compuertas abiertas al caudal de la vida que te sacia.
Que llores y sea tu voz, la espada honorable que corta mis rincones con su virtud.
Que vivas. Que sean tus días el cántaro que da la luz de la que vienes, y bebamos.
Que rías y sean expuestas todas las palabras, todos los universos, todo el sol.
Que vengas, que llores, que rías, que seas...
que te quedes.

La de la flor

Imagen
Hoy comparto la letra de una tema mío, que da nombre al disco LA DE LA FLOR, que será presentado el día 2 de Diciembre a las 20 Hs en Espacio Ronda, Madrid. Toda la información en:

www.marisacortes.com

























LA DE LA FLOR
Tonada Cuyana


Eran días de gris resignación sumida en el lagar de mi silencio, sin saber que a mi destino estaba todo por venir. En mi hogar halló su lecho el dolor de verme sola y sin acariciar aquel sueño de niñez, donde fui madre , esposa , música, mujer
Nace la flor del amor en el ceibo que amanece en mi piel; por mis heridas sembró su perfume y redimió de lo pasado a mi agotado corazón
En la senda solitaria y fatal una semilla del color del vino, se hizo brote en el camino que fuera mi desolación. Al pasar por el umbral del temor un gran milagro se manifestó: fue tu amor un ceibo en flor que entre sus ramas cobijó mi corazón
Nace la flor del amor en el ceibo que amanece en mi piel; por mis heridas sembró su perfume y redimió de lo pasado a mi agotado corazón

De la savia que…

Somos

Imagen
Somos unos cuantos, pocos, suficientes. De la tierra el canto, latido en el barro, de la vida, la simiente.
Somos los que fueron no hace tanto, en el ocre de la efímera existencia: sumando su voz, milagro y por separado, simple arena.
De la intimidad, el abrazo. En el todo, más que lumbre. De lo tangible, sólo humanos abrigando sus costumbres.
Luz radiante de la mano hermana, al calor de tu gesto me confío: desata de mi seno estelas de agua
que esparzan mi alegría al infinito!
(Fotografía descargada de la página: http://www.lavozlibre.com/noticias/blog_opiniones/14/916547/la-humanidad-es-una/1 Artículo de Roberto Augusto que recomiendo leer)

Clavel de espuma

Imagen
Te he visto. ¿O te he soñado?
Sobre ti batían las palomas mis besos nonatos y en tu piel dormitaba luminoso el efluvio de la vida.
Pichón del tiempo, clavel de espuma, semilla del aire, ¿A dónde vas?
Quiero deshacerme en regazo sólo para acunarte.
Cada tarde entre las moras siete calandrias me llaman, y no consigo hilvanar mi sorda canción de cuna.

La caja de los tesoros

Imagen
Levantarme por las mañanas, con la cara impregnada de sueño, y relajarla bajo el fino discurrir del  agua, para que su transparente frescura la despierte. Levantarme, por ejemplo,  de algún tropiezo inesperado sacudiendo con presteza la tierra que a mis zapatos no pertenece; y poner mi cabello apresuradamente en orden, para evitar de esa manera que sean interpuestas más dilaciones a aquello que ya tenía proyectado. Levantarme, no sé, del légamo más temido por cualquier criatura que se hunde en el charco de la confusa desesperación, sin ser capaz de explicarme cómo fue que me dejé caer en tal inmundo medanal; y lavarme lentamente el traje, con el poco llanto que aún me queda pero solita,  sin echar culpas a quien hasta allí me haya impelido, ni siquiera aunque las tuviera. Levantarme del pozo de la muerte sin diálogo ni redención y salir despacito, ungiendo quedamente con el suero del silencio acuñado, las heridas de todos esos inmerecidos golpes nacidos de la morbosa necesidad lapidat…

El ángel

Imagen
Soy en el viento la semilla
que cae de los caminos,
siempre en la orilla.

El cáliz de la amapola
que a destiempo
se columpia, ondeando
hacia sus pétalos los sones
de una primavera única.

Soy el agua que discurre cristalina
-pero siempre por debajo-
de la tierra y las raíces,
dando de beber en los lapachos,
a esas flores tersas, que se ven felices.

(Fotografía descargada del blog de cultura guaraní: http://rescatando-mi-cultura-guaran.blogspot.com.es/2015/08/leyenda-del-lapacho.html  )

Los colores del clan

Imagen
Hay vínculo, o algo que pretende ocupar su lugar, que es una inexplicable ligazón sumida en un óleo de silencio crudo e incómodo. El mecanismo que los mueve, se acciona bajo la naturaleza muerta de los amables actos de atención. Recién ahora, puedo descubrir tonos oscuros y crueles matices en cada pincelada con que son dibujadas las frases. Agudas y finas palabras exquisitamente organizadas, en un conjunto de expresiones premeditadamente pastel. Hay un discurso discreto, equilibrado y elegante...mas todo en él está teñido por el cobrizo ocre de la rabia y un rencor, largamente amordazados. Me siento extrañada al descubrir la verdad. Si hay que culpar a alguien, debería culparme a mí misma, por mi alta saturación de ingenuidad y prematura confianza. Cuando llegué, creí sinceramente que era bienvenida. No me tomé el tiempo necesario para matizar . Me dejé maravillar por la impresión de estar en una especie de paraíso del aprecio y la apertura...Cuando lo que se movía en el fondo, no e…

Quiero

Imagen
Quiero ser el aire inocente que acaricia la nota pasionaria; el muro frágil e infinito al que vienen a morir de la cuerda los inherentes sonidos: cóndores triunfantes de puentes vencidos sobre el mal de las heridas, y que desde el ardor en su fábrica, vienen a disparar de amor sin amargura sobre mi pecho franco, su último suspiro.


El escondite

Imagen
He llegado al último tramo del escondite. Ha sido un viaje largo y difícil por lo húmedo y anguloso de las rocas, pero lo he conseguido. Sé que estoy a escasos minutos del portal de salida, porque diviso un tibio manojo de sugestiva luz al final. En el centro de la tenue claridad que en aquel extremo se abre, se deja entrever, diminuta, la amenazante figura de un espléndido puñal. Está allí. Sublime en el dorado enclave de sus ornamentos y seguramente, aguardando a que pase por su costado para rasgarme en dos las entrañas, con exactitud mercenaria y piedad ausente. Lo sé, por el filo que me acecha desde el aniquilante acero de mi añeja angustia, ahora insostenible. Quería llegar...y aquí estoy. Hay frente a mí una abertura que incrementa poco a poco su tamaño y atractivo... mas no tengo el valor de pasar. Temo que al salir, la estrepitosa tempestad de nítida luz, los huesos me calcine. Temo por ejemplo, reducidos grupos de jubilosas mariposas bullendo sobre la líquida aurora. Temo, …

Juana Solana

Imagen
Juana Solana, martirio de lana, hila su pena honorable y buena
Teje que teje, de pena y de lana borda racimos de uvas amargas.
Quejas y naspas hieren y devanan silenciosamente a Juana Solana.
Mira a lo lejos, suspira y remata flores de hielo y mantones de rabia.
Nadie comprende la angustia que hilvana la vida y la muerte de Juana Solana.

Declaración de amor

Imagen
Un día te voy a soltar el pelo. Voy a verte sonreír levemente y con placer a medida que te dejas ondear como un ala trémola de luces pendientes, remontando entre las sombras de aquello que una vez oíste, en un vuelo radiante, ahora infinito. Voy a recoger con premura entre mis dedos, los falsos juicios con que te has definido, para dejar abierto cada poro de tu piel, a la única verdad de lo que eres, y que sin saberlo, siempre has sido. Un día, voy a besar con todo mi corazón a flor de labios, cada cosa a la que de ti llamas defecto, y seré el agua a la que son arrojados para naufragar irreversiblemente los dolores infundados y los viejos enmudecidos prejuicios. Soplaré con ternura aquellos miedos que todavía te ronden, abriré las ventanas de lo que se viene de par en par; sembraré tu casa de rojas amapolas que emanen al aire tu nombre, para que podamos todos inspirarte en una primavera perpetua y hamacar tu apreciada presencia en los pulmones, desde cada uno de los vientos. Un día…

Verano

Imagen
El sábado bulle. Por dondequiera que pase, encontraré personas de todas las edades saboreando su precioso tiempo de paz. En familia, entonando sus cánticos y juegos, se acompañan de coloridos y generosos helados mientras deambulan entre charcas, salpicados por los sonidos de cientos de briosos chapuzones. Es verano y la naturaleza se manifiesta en todo su poder. La fuerza de la creación se hace visible desde todas las esquinas, para que nos sea imposible negar su apabullante magnificencia y vigor. Todos los sitios rebosan de gozo. Mientras espero, observo por el hueco que deja la ventana entreabierta frente a la camilla, un enjambre de ruidosos niños empapados de júbilo y agosto. Se zambullen sin tregua, en la espléndida piscina del club emplazado enfrente. La clara felicidad que les envuelve, me hace disfrutar. Más allá, a lo lejos, hay una colonia de pinos que recibe franca y abiertamente, el calor del mediodía. A sus pies, se extiende un huerto en plena forma y pletórico de verde…

Simple

Imagen
Que me ames. Que dancen en la glorieta de tus ojos los dones que de mí percibes. Que me mires en paz. Que sea tu boca el valle del que manan delicadas y graciosas mañanas, cada vez que me llamas. Que haya en tu corazón un pozo de misericordia a donde pueda asistir, cada vez que necesite lavar mis actos perdidos. Que vengas hasta mi, sólo para abrazarme. Que todo tu ser se alegre, cuando sienta que el aura de mi cuerpo se aproxima.Que sea tu cara, la que dice que estás feliz. Que no consigas reprimir una sonrisa, cuando asome mi persona al secreto y callado escenario de tu mente. Que quieras el bien para mí. Pero no un bien parcial, mediocre, como el de las películas, que sólo puede ser visto por héroes (Que no son héroes, porque nunca tocaron el mal), y está lejos de ser alcanzado por cualquiera de nosotros... que sea un bien de verdad: entero y redondo, nacido sólo porque tú me amas y porque yo lo merezco. Que hables de mí sin necesidad de atravesar por oscuros y dolidos pasajes.…

Redención

Imagen
Yo me redimo, me libero. Me desobligo, no espero.
Decreto que en este día desfilen entre mis dedos los indulgentes minutos que derogan el invierno.
Me desato, no espero.
(Ya se aflojan en mis manos los torzales de aquel tiempo en que domaban las horas los mandatos del silencio).
Me redimo, no espero.
No atiendo al llanto, ni escucho el ruego; no templo el canto ni afino el miedo,
en este día de gloria sin orden ni precepto, en que al fin soy redimida y en defensa, me libero.

La parcelita

Imagen
Soles de nieve, senderos de nardos, y árboles blancos le pinta al dueño de la nada, la parcelita.
Ajuar de otoño, camisa de arena, mantilla de agua bendita, borda para su huésped, la parcelita.
Cuando en su sombra vienen los negros hombres que no vieron la verdad,  al vivo verde sueltan su pena, y aún dormidos, se van.
Sordos al trino de un alma que baila brillante entre los álamos, sobre el jacarandá, entre las hojas, y a los insectos dice, jubilosa y libre, palabras antiguas de amor.