Clavel de espuma













Te he visto.
¿O te he soñado?

Sobre ti batían las palomas
mis besos nonatos
y en tu piel dormitaba luminoso
el efluvio de la vida.

Pichón del tiempo,
clavel de espuma,
semilla del aire,
¿A dónde vas?

Quiero deshacerme en regazo
sólo para acunarte.

Cada tarde entre las moras
siete calandrias me llaman,
y no consigo hilvanar
mi sorda canción de cuna.

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

Cuando moleste tu luz