Hormiga

 

Hormiga, hormiguita,
misionera del destino,
tu voluntad calladita
trajina sin hacer ruido.

Negra musa silenciosa
que sin pausa en el camino
me enseñas cómo es posible
ir con cargas, a destino.

Hormiga, hormiguita,
de tu negrura yo quiero
la fuerza que sin cansancio
te lleva hacia el hormiguero.

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

El indio en el río