Juana Solana
















Juana Solana,
martirio de lana,
hila su pena
honorable y buena

Teje que teje,
de pena y de lana
borda racimos
de uvas amargas.

Quejas y naspas
hieren y devanan
silenciosamente
a Juana Solana.

Mira a lo lejos,
suspira y remata
flores de hielo y
mantones de rabia.

Nadie comprende
la angustia que hilvana
la vida y la muerte
de Juana Solana.

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

Cuando moleste tu luz