Los colores del clan


Hay vínculo, o algo que pretende ocupar su lugar, que es una inexplicable ligazón sumida en un óleo de silencio crudo e incómodo. El mecanismo que los mueve, se acciona bajo la naturaleza muerta de los amables actos de atención. Recién ahora, puedo descubrir tonos oscuros y crueles matices en cada pincelada con que son dibujadas las frases. Agudas y finas palabras exquisitamente organizadas, en un conjunto de expresiones premeditadamente pastel. Hay un discurso discreto, equilibrado y elegante...mas todo en él está teñido por el cobrizo ocre de la rabia y un rencor, largamente amordazados.
Me siento extrañada al descubrir la verdad. Si hay que culpar a alguien, debería culparme a mí misma, por mi alta saturación de ingenuidad y prematura confianza. Cuando llegué, creí sinceramente que era bienvenida. No me tomé el tiempo necesario para matizar . Me dejé maravillar por la impresión de estar en una especie de paraíso del aprecio y la apertura...Cuando lo que se movía en el fondo, no era más que un muestrario de cortesía y macabras estrategias.  Porque al juego de clanes, muy pocos juegan de frente y casi todos entran matando a los peones, como en el ajedrez. Te miran a la cara, incluso, te sonríen con cándida afabilidad. Si no estás desprevenido, podrás observar con qué precisión analizan las coordenadas de cada movimiento y cada palabra que emites. Construyen un frío plan de guerra pormenorizado, al tiempo que te invitan a un exótico y aromado café. El éxito de su táctica  consiste en hacerte creer que te han aceptado, a la vez que pintan sobre ti, un lienzo con los colores de todo el odio y el rechazo que no han sido capaces de transformar.
Algunos lo pasan peor: se quedan enganchados en una ilusoria esperanza sin fundamento, que les hace esperar y esperar en manos de la sumisión, a que acontezca por sí solo un cambio mágico para el bien de todos... Vínculo hay, lo que no hay, es amor. 
(Pintura Cuántica Cósmica del Maestro Miguel de la Espriella - "Noble")

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

Cuando moleste tu luz