Somos

Somos unos cuantos,
pocos, suficientes.
De la tierra el canto,
latido en el barro,
de la vida, la simiente.

Somos los que fueron no hace tanto,
en el ocre de la efímera existencia:
sumando su voz, milagro
y por separado,  simple arena.

De la intimidad, el abrazo.
En el todo, más que lumbre.
De lo tangible, sólo humanos
abrigando sus costumbres.

Luz radiante de la mano hermana,
al calor de tu gesto me confío:
desata de mi seno estelas de agua

que esparzan mi alegría al infinito!

(Fotografía descargada de la página: http://www.lavozlibre.com/noticias/blog_opiniones/14/916547/la-humanidad-es-una/1
Artículo de Roberto Augusto que recomiendo leer)

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

Cuando moleste tu luz