El susurro del ángel





Deja de llorar y canta:
desde el cáliz sibilino
derraman en tu garganta
lejanas coplas, el vino.

Canta, oronda y serena
como el rumor de la lluvia
que roza las azucenas
de los patios en penumbra.

No quiero ver en tus ojos
aljófares de rocío
rodando de tu tristeza
hacia el estero sombrío.

ya sabes que estoy cansado
de apuntalar la pendiente;
renuévame con tu canto
la añeja esperanza ausente.

Deja de llorar y canta,
hay más jardín en tu aroma:
florece de tu garganta
la luz, que al espejo asoma.

Comentarios

  1. Deja de llorar y canta
    El cansanciol es un estado util para la ecritura
    El rocio renueva
    El atardecer reflexiona
    Y asi
    Deja de llorar y canta
    Meencanto

    ResponderEliminar
  2. Boniiiiiiiito! Gracias por escribir. Muuuuuuak!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Hola, si quieres puedes dejar tus comentarios o datos de contacto para seguir comunicados.

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

Las hojas

Cuando moleste tu luz

La entrega

Poema XXXIX