A la vera de la noche





A la vera de la noche
desdobla mi desvelo
su manto de amor,
para que sueñen bonito
tus ojitos.

Niña de mis ojos,
niña celeste,
mi niña,
luz inmaculada de la casa
que de penas descansa,
por ahorita.

Tu risa es la campanada
que  mi universo estremece.
Manifiestan tus cabellos
su lumbre dorada,
todas las constelaciones,
de la vida y la muerte.


Duerme, primorosa
oruga, mariposita,
que mientras tus pies
te lleven por este mundo
no tan limpio ni celeste,
te peinaré las alas,
te peinaré las alitas,
con el sol,
con la mañana,
te peinaré con amor,
Para que vueles.

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

Cuando moleste tu luz

La entrega

Cuando todo haya pasado