Hambre



Noche de luna sin lumbre,
noche sola de la muerte.
Silencio maldito:
la nada sobre el plato.

Hasta lo redondo
de mis ojos
le hace sombra.

Los puños cerrados
no llenan el vacío.
¿Dónde encontrará mi retoño
algo que lo llene?

Los cuervos se ríen
sin vergüenza
en el patio de enfrente,
y no hay verano
que me entregue
lo que me han quitado.


(Imagen descargada de:https://www.tripadvisor.com.ar/LocationPhotoDirectLink-g1605362-d2460042-i181270661-Parque_Nacional_El_Leoncito-Barreal_Province_of_San_Juan_Cuyo.html)

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

El indio en el río