Limpieza



Decreto mi casa
libre de pesares:
Romero y tomillo
deslían los males.

Coronas de ajo
contra las envidias,
de día y de noche
las puertas vigilan.

Con una ramita
de olivo campero
quito la injusticia
de los rinconeros.

Para los dolores
que da el mal de ojo
cuelgo en las ventanas
ornamentos rojos.

Frente a las cadenas
de murmuraciones,
guardo el pecho abierto
a las decepciones.


Marisa Cortés. 
(Imagen descargada de Google. Corresponde a un Hornero, pájaro que construye su nido de barro, con la puerta mirando siempre al Norte)


Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

El indio en el río