Clara



Clara la luna,
clara la mañana,
clara la lluvia
y la gota de agua.

Clara la niña
dedos de plata,
pérfido viso
hunde su mirada.

No ve la niña
su gran riqueza
porque ha venido
de sí, prisionera.

Triste la luna
mengua en la almohada
donde se duerme
la hermosura innata.



Autor: Marisa Cortés.

Fotografía descargada de: Pinterest.

Comentarios

Entradas populares

Declaración de amor

Hormiga

El susurro del ángel

Las hojas

La entrega

Poema XXXIX

Cuando moleste tu luz